Acuerdos de negocios con el estómago lleno

20 mayo, 2016
Acuerdos de negocios con el estómago lleno

Si por cualquier circunstancia, porque no tienes trabajo actualmente, porque acabas de terminar tus estudios y todavía no te surgió ningún empleo o porque estás cansado del que tienes y quieres dar un nuevo giro a tu vida o porque te gusta el mundo de la empresa y deseas iniciar una etapa como empresario, recuerda la importancia de cerrar el acuerdo con una comida de trabajo también de confraternización. Yo así lo hice cuando me orienté hacia el mercado de ropa infantil, que en España es uno de los que más salidas tienen. De hecho, si te interesa a ti también, hay una empresa líder en ese sector llamada Grupo Reprepol, mayoristas de ropa infantil, que te ayudan a montar tu propia tienda, ya sea bajo la modalidad de franquicia o como tienda multimarca o monomarca. Esta empresa está ubicada en Madrid, donde puedes visitar sus instalaciones y ellos te aconsejan para que tu negocio se inicie y crezca ofreciéndote las últimas novedades en el mundo de la moda infantil.

Siempre que te decidas a visitar sus instalaciones e iniciéis las conversaciones para llegar o aproximar opciones frente a un posible acuerdo comercial y de futuro negocio, así como con cualquier otra empresa, recuerda que en nuestro país la comida de trabajo está considerada como un acto social destinado fundamentalmente para iniciar y mantener tanto relaciones personales como de negocio. Y un agradable y exquisito restaurante puede ser una excelente ayuda para ello, puesto que nos da un buen reflejo del estatus social y económico en el que nos movemos. Hay estudios que señalan que más de un 75% de los acuerdos se cierran alrededor de una mesa.

Resulta también importante saber elegir un menú adecuado, que no sea demasiado complicado a la hora de comer, por si nos manchamos nosotros mismos o al comensal situado enfrente, puesto que ocasionaría una situación embarazosa. Tampoco debe ser demasiado pesado para el estómago, por lo que el pescado suele ser una buena opción. Y hay que recordar que es una comida de trabajo y se deben tener en cuenta algunas normas, como pueden ser:

  • En caso de no conocer a alguno de los comensales, aprovechar el momento de los aperitivos para realizar las oportunas presentaciones y entablar conversación.
  • Cuando se desea tratar un negocio, se debe procurar sentarse cerca de la persona con la que deseemos negociar, si bien no se debe ir directamente al grano, ni tratar los temas a negociar durante la comida, sino dejarlos para los postres.
  • Procuraremos llevar en los bolsillos o en el bolso todo lo que necesitemos, pañuelos, pastillas, gafas, tabaco…, a fin de evitar molestar a las otras personas en caso de que tuviésemos que levantarnos a buscarlos.
  • Los hombres nunca deben quitarse la chaqueta y quedarse en mangas de camisa.
  • El teléfono móvil es aconsejable mantenerlo en silencio, pues interrumpe las conversaciones de la mesa, debiendo atenderse solamente en caso de ser algo realmente urgente.
  • Al finalizar la comida y antes de los postres, es el momento oportuno para levantarse e ir al baño, a fumar…
  • A la hora de pagar la cuenta, esta corre a cuenta del anfitrión, y es preferible acordar antes el precio, abonarla con tarjeta de crédito o que el restaurante la pase a la empresa, a fin de evitar cualquier situación incómoda con los invitados.

Todo ello nos llevará a una formidable oportunidad para cerrar un negocio o una colaboración importante tras los postres, en el momento de saborear un buen y beneficioso café o una infusión.

shutterstock_339104180reducida