Un restaurante con zona de descanso

3 febrero, 2016
Un restaurante con zona de descanso

restaurantes con descanso
Durante muchos años por mi profesión de representante, me he tenido que recorrer España de punta a punta. Casi siempre comía en restaurantes y durante mis sobremesas, siempre pensaba que algún día, un restaurante tendría que crear una especie de zona de descanso para dormir. Pues como parece que ninguno le da por esas cosas, he propuesto a un amigo que lo haga. Ya le he dicho que cuente conmigo para ello y que los muebles les vamos a comprar en Círculo Muebles. Os cuento un poco más como sería la idea.

Mi amigo tiene un restaurante en Valencia. En una de la zonas donde más camioneros pasan. Afortunadamente la imagen de camionero antiguo y rancio ya ha pasado a la historia, por lo que es el momento de adaptarse a la situación. A esta gente le gusta cuidarse, descansar y estar en forma. Por lo tanto mi idea es que después de comer, el restaurante ofrezca la posibilidad de poder dormir una siesta. ¿Qué te parece la idea?

Me vienen un montón de anécdotas a la cabeza de mis años de representante. Por ejemplo siempre me viene a la cabeza un cocido maragato que comía en un pueblo de León, Castrillo de los Polvazares, era muy pequeño, pero acogedor. La famosa Casa Maruja, que le han hecho mil reportajes, pues bien ese día lo di todo. La famosa Maruja me dijo que donde me iba a ir, que mientras se me pasaba un poco la modorra, que podía utilizar una habitación de su casa. La verdad es que me dio un poco de cosa, y decidí irme a dar una vuelta por el pueblo, pero fue una gran idea, que me encendió la bombilla. Fuera de bromas, sobre las posibles intenciones de la buena de Maruja, creo que fue la primera que vio marketing en esto de un restaurante con descanso.

Y no solo tiene que ser para dormir la modorra, también puede ser para descansar, porque luego vas a emprender un viaje largo. Creo que es una idea brillante que hay que pulir para hacerla un éxito. Está claro que había que informarse de cómo está la ley, ya que quizás haya que pedir una licencia especial, por ser solo un “simple” restaurante.

26 minutos de siesta

Con cada menú del día se ofrece la posibilidad de dormir una siesta tranquila, relajante de algo menos de media hora, que según los expertos es el tiempo perfecto para desconectar y recargar las pilas para el resto del día. Sin duda es un reclamo que tengo claro que gustaría mucho a los clientes. Luego claro está hay que pensar en parejas, que lo mismo quieran pasar un buen rato después de la comida. Pero ése ya es otro tema.

Lo que tengo claro es que iba a ser una gran inversión. Como os digo, comprando unos cuantos muebles para dormitorio se podría hacer. Yo recientemente he comprado varios muebles de dormitorios online y me han salido muy baratos. De momento le voy a decir que hagamos una visita a Círculo Muebles para que vea lo chulo que puede quedar todo. ¿Qué os parece la idea? ¿La veis viable? Admito críticas.

 

 

Deja un comentario