Un buen restaurante no descuida sus ventanas

27 junio, 2015
Un buen restaurante no descuida sus ventanas

En un restaurante, desde el primero hasta el último de sus elementos puede resultar determinante para su éxito o para su fracaso. Un espectacular menú de poco vale si se sirve en una cubertería de plástico; la última tecnología en los fogones queda desperdiciada si el ambiente del comedor no es acogedor y agradable. Por esta razón, es preciso no descuidar ni un detalle. Las ventanas, por ejemplo, son un elemento fundamental en la composición de atmósfera del lugar y, por supuesto, en la creación de unas condiciones de estancia adecuadas. De ahí la absoluta relevancia que tiene garantizar las mejores prestaciones para un comedor o un restaurante por medio de los servicios de empresas como Cesur y con materiales de primera calidad y tecnología puntera, como las ventanas de pvc.

16Las ventanas de pvc presentan una serie de ventajas sobre sus competidores que han de ser tenido en cuenta, no solo por un restaurante de postín, sino también por cualquier particular que desee acondicionar su casa como es debido. Y es que su resistencia a la acción de los elementos es espectacular, acompañada del poder aislante de su doble o incluso triple acristalamiento. Ni siquiera la corrosión hace mella en su estructura, ni merma sus cualidades, como sucede con otros materiales más tradicionales como la madera o el aluminio. De hecho, gracias a su durabilidad, su extraordinaria resistencia y su eficacia contra los impactos y las presiones deformantes, se calcula que una ventana de pvc puede tener una vida útil de aproximadamente 50 años, tras lo cual pueden retirarse y reponerse sin problema ninguno, puesto que son por completo reciclables. Junto con la reducida huella ecológica de su fabricación, es esta posibilidad del reciclaje una de las muestras de la apuesta de las ventanas de pvc por la sostenibilidad medioambiental, que quedan de manifiesto especialmente en sus propiedades aislantes que evitan el derroche de energía en calefacción y refrigeración, aspecto muy sensible en grandes locales y grandes superficies. De igual manera, retornando a los aspectos de seguridad, la alta concentración de sal que las ventanas de pvc lucen en su composición química provoca que sean ignífugas y protejan el establecimiento contra el fuego a la perfección, caso especialmente destacable en negocios como un restaurante, donde el fuego es un factor siempre presente de uno u otro modo, con el consiguiente riesgo que esto comporta. Además, y no es lo de menos, las ventanas de pvc combinan un coste asequible con un mantenimiento muy sencillo, apto para ajustarse al dedillo a todo tipo de presupuestos y lo suficientemente ligero como para evitar largas e incómodas obras durante su instalación.

No obstante, su antes mencionada capacidad de aislamiento no solo se refiere a que, a causa de los cristales dobles o triples que admite, las ventanas de pvc impiden la penetración en la estancia del aire frío o el aire caliente, consiguiendo con ello que la temperatura del interior del establecimiento sea siempre homogénea, regulada con exactitud por los administradores del local y con la consiguiente reducción del gasto en las facturas de calefacción en invierno y de aire acondicionado en los meses de verano. Este gran aislamiento desempeña otro cometido muy apreciado en la creación de un ambiente confortable y encantador dentro del restaurante, ya que es una importante barrera frente a los sonidos procedentes del exterior. Cualquier dueño de un restaurante sito en una calle muy concurrida, o en las proximidades de una arteria de tráfico de una gran ciudad, podría explicar extensamente los beneficios de un buen aislamiento contra el ruido.

En cualquier caso, hay quien todavía confía en la elegancia clásica y palpable de las ventanas de aluminio. Su precio es un poco más elevado que las ventanas de pvc, pero por otro lado poseen una destacable versatilidad, formas e innumerables posibilidades de acabado que le convierten “en una interesante opción para todo tipo de proyectos, donde la rigidez del material y sus acabados especiales sean elementos esenciales”, indican desde Cesur Ventanas.

Deja una respuesta