Ollas programables en restaurantes

23 julio, 2018
Ollas programables en restaurantes

Es muy curioso que las amas y amos de casa, o cociner@s de familia como los llamo yo, hayan reconocido los beneficios y las ventajas que tiene contar con ollas programables o robots de cocina que allanan mucho el trabajo y te ayudan a ganar tiempo para ti mismo, mientras que en los restaurantes nos resistimos a usar este tipo de tecnología. Es lógico que si un comensal va a pagar 90 euros por cabeza quiera una elaboración artesana de pies a cabeza, pero en restaurantes de gama media contar con este tipo de ayuda puede ser fantástico, sobre todo teniendo en cuenta que el resultado es magnífico.

Lógicamente no podemos basar nuestra carta en la posibilidad de utilizar un robot de cocina o una olla programable pero hay ciertas fases de una receta que sí pueden ser llevadas a cabo por este tipo de herramienta culinaria y eso, a nosotros, nos aporta muchísimas ventajas.

Un ejemplo, en uno de mis restaurantes ofrecemos un menú inspirado en la cocina mexicana que quita el hipo pero para conseguir que la carne quede jugosa, tierna y deshilachada (que es la textura idónea para las fajitas y los burritos de carne), tiene que permanecer en cocción durante horas y es muy fácil pasarte y que quede todo demasiado seco. Un truco para que eso no ocurra es utilizar la olla programable o el robot de cocina unas 4 horas a potencia muy baja. Durante esas 4 horas el cocinero puede desentenderse de esa carne puesto que es el robot quien hará el trabajo y mantendrá todo en el punto exacto, lo que ayuda al cocinero a aprovechar el tiempo, y la carne sale justo con la textura que necesitamos.

Yo adquirí mi robot de cocina para el restaurante en Ollas GM Oliveres, es la web donde encontré el mejor precio con total garantía, e imagino que en Amazon y otras tiendas especializadas también habrá buenas ofertas.

Ventajas de las Ollas Programables

Una de las principales objeciones a este tipo de electrodomésticos es su costo, sin embargo, si se compara con el ahorro de tiempo que genera resulta muy productivo.

Por ejemplo, preparar una comida normal puede tomar hasta una hora y media dependiendo del tipo de cocción que requiera el platillo.

Las ollas multifuncionales cuentan con funciones programables que reducen hasta en 75% el tiempo de preparación.

Además, si uno revisa las etiquetas energéticas notará que el consumo eléctrico es mínimo si se compara con el de gasto de cocinar con gas o con una cocina eléctrica. Algo que en el transcurso del mes será de gran ayuda para la economía familiar.

Algunas recetas requieren cocinarlas lentamente para conseguir el sabor exacto, sin embargo, esto hace que los alimentos pierdan una gran cantidad de nutrientes al estar sometidos por mucho tiempo a temperaturas muy altas. Por eso, los nuevos modelos de ollas multifuncionales con su diseño y función a vapor evitan que esto suceda.

Según varias webs, la mejor olla programable del mercado es la GM Modelo G Deluxe, con capacidad de 6 litros, aunque hay otros modelos, de otras marcas, que son también fantásticas. En lo que a precios se refiere os diré que la media en gasto está entre los 150 y 200 euros porque, aunque las hay más baratas, no merecen la pena.

Debes de saber que las ollas GM son la marca más conocida y vendida en este tipo de robots multifunción. Por decirlo de otra forma: cuando la gente piensa en ollas programables, los modelos de la marca GM son los primeros que se vienen a la cabeza. Además, es una marca española, ya que Cecotec es la encargada de esta maravilla de ollas.

Muchas de las recetas que antes parecían muy complicadas de realizar por todos los procesos que implicaban (vigilar el tiempo de cocción, cocinar los ingredientes por separado, lavar todos los utensilios utilizados, entre otros), se simplifican al colocar todos los elementos dentro de la olla, y programarla según el platillo. Esto te brindará tiempo de realizar otras actividades mientras se cocinan.

Mi consejo personal es que analices principalmente, y antes de nada, para qué utilizarías la olla programable en caso de tenerla a tu disposición y si llegas a la conclusión de que el ahorro en tiempo (un tiempo que luego se puede invertir en otra cosa) es lo suficientemente atractivo, entonces la inversión será positiva. De lo contrario olvídate, porque si vas a comprar una olla programable y luego vas a seguir haciendo todo manual, obviamente, no te merecerá la pena.