Cómo publicar tu propio libro de recetas

18 febrero, 2014
Cómo publicar tu propio libro de recetas

file2091334350510Si te encanta la cocina, cuentas con infinidad de recetas que deseas compartir, pero no sabes cómo publicar un libro de recetas, has de saber que es mucho más sencillo de lo que piensas.

  1. En primer lugar, debes tener claro que dispones de la materia prima necesaria: las recetas. Aunque parezca una obviedad, has de asegurarte que las recetas que quieres incluir en tu libro están completas, con las cantidades exactas de los ingredientes, con cada procedimiento explicado de manera sencilla paso a paso y con imágenes de los platos preparados y/o de los procedimientos.

Las imágenes son muy importantes, así que deberás recurrir a alguien especialista en el tema, preferentemente a un fotógrafo profesional para la que la comida llame la atención del futuro comprador del libro porque esta le parezca deliciosa. El libro es un producto que entra por los ojos.

  1. Necesitas un buen título. Un libro de recetas no tiene por qué tener un nombre impactante que atrape a un posible lector como si se tratara de una trepidante novela de misterio y aventuras, pero sí un título descriptivo que resuma claramente la clase de recetas que se pueden encontrar en él: si son recetas para una realización cotidiana, platos elaborados para ocasiones especiales, económicos, gourmet, repostería, vegetariana, hipocalórica… Para que los interesados elijan tu libro entre toda la oferta disponible en el mercado.
  2. Elige el formato. Hoy en día se pueden publicar libros en soporte físico o digital. Si optamos por la edición digital, cualquier plataforma que comercialice iBooks (como Amazon) te indicará los pasos para subir tu libro a su web y comercializarlo desde allí. Si preferimos que sea un libro físico que se comercialice en las librerías lo más aconsejable es que recurramos a un editor que se encargue de darle el formato adecuado para enviar a imprenta y de las gestiones de distribución del libro.

Una de las opciones es realizar una auto-edición, pagando al editor por sus servicios editoriales y de imprenta y encargándonos nosotros mismos de la distribución de los libros.

  1. Si no queremos adentrarnos en la búsqueda de un editor adecuado para nuestra publicación, podemos recurrir a los servicios de un agente literario que busque la empresa editorial que más se ajuste a nuestras necesidades.

Deja un comentario