Ubicación, ubicación, ubicación

12 enero, 2017
Ubicación, ubicación, ubicación

La ubicación de un restaurante, igual que la de cualquier negocio dedicado al comercio o a la restauración, es fundamental a la hora de atraer clientes y convertir al establecimiento en un punto de referencia.

¿Qué debes considerar antes de elegir la mejor ubicación para tu restaurante?

En primer lugar, y aunque parezca mentira, una de las cosas más importantes a la hora de escoger la localización perfecta es que en la zona en cuestión exista competencia, ¿Por qué?

De entrada se podría pensar que la competencia es perjudicial para un negocio, y que tendremos más éxito si nuestro local es el único que oferta un determinado producto o servicio, y en principio es así, pero por otro lado, el tener competencia cerca, favorece que alrededor de la zona se concentren varios establecimientos similares dedicados a lo mismo, lo que hace que el público relacione la zona con el producto que se oferta, sea del tipo que sea. Por ejemplo, es común encontrar ciertos barrios de la ciudad en los que se concentran los principales hoteles y restaurantes, comercios de moda o perfumerías, y así se convierten en el centro de atracción de todo tipo de clientes interesados en los productos que se ofertan, ya que saben que en dicho territorio encontrarán variedad.

Ahora la cuestión es, ¿es mejor alquilar o comprar el local?

En principio es mejor alquilarlo, ya que no estamos seguros de la suerte que correrá nuestro negocio, si será un éxito o si por el contrario, haya que cerrarlo. Y con el tiempo, en caso de que nos vaya bien, podremos ir pensando en comprarlo, eso sí, después de haber considerado y llegar a un acuerdo con la inmobiliaria. En este sentido, en AREA Asesores, podrás encontrar el local comercial que más se adapte a tus intereses. Su equipo de profesionales ofrece un asesoramiento integral y un alto grado de compromiso en todas las operaciones, ya sean de alquiler, compra-venta de activos o cualquier otro servicio asociado. Su actividad por analizar y comprender las necesidades del cliente para utilizar las mejores herramientas de la consultoría. Así consiguen alcanzar los objetivos de los diferentes clientes: propietario de inmuebles, inversor o empresa usuaria de un espacio de trabajo (desde multinacionales hasta PYMEs). AREA trabaja con empresas de renombre como el grupo Eroski, Telefónica, Renault, Renfe o SEUR.

Factores a tener en cuenta a la hora de abrir un negocio de hostelería

Como ya hemos visto, la ubicación del local es determinante. La zona ideal es una zona con abundante tránsito, atractiva para el cliente y de fácil acceso. Igualmente se valorará si en la zona en cuestión existe posibilidad de aparcar o si por el contrario resulta un inconveniente intentar entrar con el vehículo.

La competencia, también se ha visto, supone una ventaja, contrariamente a lo que pueda parecer, y favorecerá la concentración de locales dedicados a lo mismo en el mismo espacio, lo que beneficia la afluencia de público interesado en un mismo producto.

El local elegido debe ofrecer las máximas garantías de seguridad y cumplir con la normativa legal para el desarrollo correcto de la actividad en cuestión. Así mismo debe presentar unas instalaciones en perfecto estado.

Lo ideal sería hacer únicamente las obras necesarias, así cogeremos un local que no necesite demasiada reforma, teniendo en cuenta, eso sí, los detalles principales como el acceso o la comunicación, las instalaciones. Con el tiempo, y una vez que se ha demostrado al viabilidad del negocio, podremos realizar una reforma más ambiciosa o bien ampliar el negocio.

Antes de nada debes saber que una vez que hayas firmado el contrato de arrendamiento, si es que decides alquilarlo, has de solicitar una licencia de apertura al ayuntamiento de tu ciudad, cuyo coste dependerá de la ubicación, de las dimensiones del local y de la actividad hacia la cual va dirigido el mismo. Además, en caso de querer hacer reformas, tienes que pedir una licencia de obras al departamento de urbanismo. En este caso, las tasas dependerán de las pretensiones del proyecto.

Si tienes un sueño, persíguelo, si quieres emprender con un negocio, hazlo, pero recuerda, elige con prudencia y déjate asesorar.