En la hostelería la pizarra está de moda

30 julio, 2017
En la hostelería la pizarra está de moda

Soy del Norte de España, y en mi región, debido al clima adverso que tenemos, la pizarra ha sido de toda la vida y lo sigue siendo un material muy utilizado para proteger nuestras casas y demás edificios de las intemperies que sufrimos a lo largo del año. No sólo es de lo más común ver este elegante y resistente material milenario en las cubiertas de nuestras viviendas, sino también en las paredes y exteriores de éstas. Por otra parte, la pizarra se viene utilizando cada vez más en el mundo de la hostelería, restauración, etc., para cocinar (son muy corrientes, en efecto y por ejemplo, en mi tierra los asadores de pizarra o la carne, pescado y mariscos a la piedra). Este material les da verdaderamente un sabor y una autenticidad a los alimentos incomparables.

De hecho, un amigo mío restaurador ha abierto hace poco un restaurante en nuestra ciudad en el que no sólo ha elegido la pizarra para decorar su local dirigiéndose para ello a la empresa leonesa Pizarras y Derivados SL (Ardoises d’Espagne), una empresa familiar de origen francés que lleva 3 generaciones seleccionando y comercializando pizarra española  de la mejor calidad y que se beneficia de una gran experiencia en este sector, así como de una profesionalidad indiscutible, sino que también muchos de sus platos son presentados sobre esta piedra fabulosa, lo que les da un cachet particular aparte de un sabor increíble. Ha construido, además, un asador de pizarra que se encuentra en el centro del restaurante y que se ha convertidos para todos los comensales en una verdadera atracción. Es francamente precioso y llama mucho la atención, ¡hay que reconocerlo!

Cocinar a la piedra de pizarra

Últimamente y por toda la geografía española –y también fuera de nuestras fronteras– son muchos los restaurantes de tipo asador, grill, sidrería, etc., que incorporan a sus cartas y menús la carne o pescado a la piedra, platos que parece ser tienen mucho éxito entre los clientes. Esta clientela suele ser más bien joven, con edades comprendidas entre los 30 y 40 años y con cierto poder adquisitivo. Estos comensales buscan algo distinto y auténtico y que sea, además, agradable y bonito a la vista. Y la verdad es que este tipo de presentaciones sobre piedra quedan preciosas. Pues, hay que reconocer que les dan un rasgo de distinción incomparable a estos platos. Por esa razón, y en un tiempo muy breve, han ido en aumento el número de nuevos clientes atraídos y subyugados por esta forma tan original de auto-cocinarse los alimentos en la mesa.

Con ello, este tipo de superficie de cocción permite mantener la temperatura necesaria y adecuada para que el propio comensal pueda cocinarse sus alimentos hasta el punto deseado. ¡Es una pasada! Francamente, a mí también me gusta este modo tan peculiar de cocción, aunque en realidad no se trata de ninguna novedad, puesto que nuestros antepasados ya la utilizaban hace siglos y siglos. Pero, que vuelva y esté de moda, no lo veo mal sino todo lo contrario. Y bueno… dicho esto, el restaurante de mi amigo, aparte de proponer en sus cartas estos platos sobre piedra de pizarra, ha puesto de realce toda una tradición culinaria ancestral propia a nuestra tierra ofreciendo productos autóctonos y de extrema calidad en sus propuestas gastronómicas.

En cuanto a la decoración del restaurante, de tipo rústico, ha quedado preciosa y sumamente elegante al haber elegido para ello una pizarra de “premier choix” encargada a la empresa familiar leonesa Pizarras y Derivados SL (Ardoises d’Espagne), cuya profesionalidad ya no está por demostrar al ser ya la tercera generación en llevar dicho negocio. Bien sabe todo el mundo que la piedra de pizarra es uno de los materiales favoritos y utilizados por muchos arquitectos, constructores, diseñadores y estetas amantes de lo bello y de lo auténtico. Todas esas cualidades, aparte de ser un material altamente resistente y de ofrecer tonalidades muy variadas y distintas para todos los gustos, las tiene. Dicho esto, os dejo que me están esperando mis compis para ir a cenar al restaurante de mi amigo restaurador donde nos esperan unos suculentos chuletones de ternera y una parrillada de verduras…