Jardines verticales, la nueva tendencia en restaurantes

16 septiembre, 2016
Jardines verticales, la nueva tendencia en restaurantes

A día de hoy una nueva moda se impone en los restaurantes, los jardines verticales. Los jardines verticales, también conocidos como muros verdes son muros con plantas que pueden crecer tanto en exterior como en interior.  Paisajismo y arquitectura se fusionan de esta forma para crear espacios únicos que convertirán la visita del cliente en una experiencia inolvidable. Los muros verdes constituyen, además, una buena forma de  maximizar el espacio de manera eficiente y sustentable.

Soy propietaria de un restaurante vegano que cuenta con un enorme espacio ajardinado cerrado por un muro viejo y un poco deteriorado. Siempre estoy pensando en darle una mano de pintura, tapara las grietas o arreglarlo de alguna forma bonita y original. La solución la encontré el año pasado,  cuando un compañero de estudios y amigo, me invitó a comer a un nuevo restaurante vegano  situado muy cerca de la playa. Para mi sorpresa, tenía un jardín vertical en el interior del local y me habló de sus increíbles beneficios para la salud y para el espacio. Yo misma pude comprobar lo agradable que es comer rodeada de este paisaje único.

Cuando abandoné el local estaba totalmente enamorada de los jardines verticales, así que no lo dudé y contraté el diseño de un jardín vertical de exterior para mi restaurante a Grupo SMC, esta empresa de limpieza de oficinas en Madrid que también ofrece servicio a restaurantes y mantenimiento de jardines y zonas verdes, que cuenta con un equipo de profesionales jardineros que trabajan con las mejores herramientas y las más innovadoras, y que ponen a disposición del cliente todo su conocimiento y creatividad, permitiéndole alcanzar un diseño original y único de sus zonas verdes.

El mantenimiento de un jardín vertical es prácticamente el mismo que el de un jardín tradicional, es decir, es necesario podar, cortar, replantar, regarlo regularmente y prevenir sus posibles enfermedades o plagas, para que este se mantenga sano. No es una tarea complicada pero personalmente prefiero dejarla en manos del equipo de profesionales jardineros de SMC.

Los beneficios de un jardín vertical

Los beneficios de los jardines verticales no se limitan únicamente a su función estética, sino que además, proporcionan una agradable sensación de paz y tranquilidad. La belleza de estos jardines y la sensación de estar en contacto con la naturaleza tienen un importante efecto psicológico, que afecta a las emociones provocando sentimientos de felicidad. Imagina la percepción del cliente, este asociará inmediatamente tu restaurante a los sentimientos de alegría y bienestar, que se verán aumentados por la sensación placentera que igualmente provoca tu comida. Esto se quedará grabado en su psique, no hay mayor forma de fidelizar a tu público.

En el caso de los jardines verticales de interior, estos purificarán el aire viciado y contaminado por los gases nocivos del ambiente y por los componentes químicos presentes en el mobiliario y las instalaciones, algo que, además de ser muy agradable, es también muy saludable. Son además, una excelente de regular la temperatura y la humedad del aire. Esto constituye una excelente manera de enfriar el ambiente en las épocas de calor, pudiendo reducir la temperatura hasta en unos 5º. Es una forma, por tanto, ecológica y económica de acondicionar el ambiente.

Otra de las ventajas de los jardines verticales interiores es que permiten una reducción considerable de la contaminación acústica, debido a la enorme capacidad aislante que poseen los muros vegetales.

Está demostrado que las personas que trabajan en espacios ajardinados o en los que la vegetación está presente, sufren menos estrés, ansiedad o depresión y disfrutan más de su jornada laboral.

Los muros vegetales permiten la instalación de un sistema de riego, lo que supone un importante ahorro de agua.

La creación de muros vegetales es una buena forma de tapar posibles desperfectos en los muros, interiores o exteriores, a la vez que cumple con su función estética.

Los muros verdes exteriores ofrecen la ventaja de poder servir de barrera para separar el restaurante de las edificaciones contiguas, proporcionando una fantástica sensación de intimidad.

Los jardines verticales pueden incluir, hortalizas o plantas aromáticas, que se pueden destinar al consumo de los clientes, lo que sin duda es un plus.