El turismo gastronómico

27 septiembre, 2017
El turismo gastronómico

La gastronomía es uno de los grandes atractivos para los turistas que vienen a España. No hay duda. Se ha convertido en un valor añadido que nos diferencia de otros destinos. Y es que la gran variedad que tenemos en España nos hace únicos. En 2016 más de ocho millones de turistas internacionales vinieron atraídos por nuestra cocina, un 32% más que el año anterior. Y este año, que hemos superado el récord, estoy seguro de que aún serán muchos más.

Por eso, cuando estudiaba en la Escuela de Formatic de Barcelona el grado de Turismo, tenía claro que cuando terminara la carrera, mi objetivo sería enlazar mis estudios con la gastronomía. Está claro que tú vas  a los lugares a ver monumentos, a disfrutar de la playa, de la montaña, a evadirte, etc. Pero lo que está más claro es que siempre, vayas donde vayas, lo que te gusta hacer es comer.

Cambio de mentalidad

Y es que el turismo gastronómico es un medio para recuperar la alimentación tradicional de cada zona, durante la mitad del siglo XX se ha producido un cambio estructural en el modo de apreciar la comida por parte de los turistas. El turismo gastronómico es un instrumento que ayudara al posicionamiento de los alimentos regionales. En los últimos años, están adquiriendo cada vez más importancia en el mundo, pues se han convertido en una pieza clave para el posicionamiento de los alimentos regionales. Como se puede comprobar en muchas comunidades autónomas.

Hoy en día existen varias rutas gastronómicas por España, cada una dedicada a algún tipo de comida o insumo. Por ejemplo, está la ruta del vino, de los quesos de cabra, de las frutas, los licores, etc. Y es aquí donde se puede hacer una perfecta combinación con el turismo.

Las actividades del turismo gastronómico no deben concentrarse únicamente en visitar un restaurant detrás de otro. Ello sería completamente aburrido y supongo que nuestra cuenta corriente diría basta. Más bien abarca todos los aspectos y actividades involucradas en la preparación de la comida típica. Hay todo un mundo por descubrir en este aspecto. De esta manera, se visitan los mercados, las tiendas de los productos alimenticios locales, se visitan casas de lugareños, se participa de fiestas locales. Un sinfín de actividades donde se unen a la perfección gastronomía y turismo.

Las estrellas michelines de España

Hay que recordar que España cuenta con un total de cinco restaurantes en la lista de’ Los 50 Mejores Restaurantes del Mundo’. Nueve restaurantes españoles poseen tres estrellas Michelin, 16 poseen dos estrellas y 36 lucen una estrella. En la historia de la prestigiosa guía, más de 150 restaurantes españoles han sido reconocidos con alguna estrella, lo que ha provocado que sean muchos los visitantes que decidan apostar por el turismo gastronómico para conocer las ciudades con estrella.

El vino también se puede degustar en los bares españoles. España es el segundo país con más bares por habitante, en ellos se pueden vivir experiencias únicas. Y lo sabes. Solo hay que elegir una “tapa” o un “pintxo” y degustar de la elaborada cocina española, algo de lo que podemos estar muy orgullosos. Casi tanto como de nuestros deportistas.