Dejate llevar por los sentidos

27 Febrero, 2017
Dejate llevar por los sentidos

Ya sea por un viaje de negocios o por placer, ir a Barcelona siempre es una nueva oportunidad para descubrir nuevos lugares. Hace poco me destinaron una semana a Barcelona para cerrar unos acuerdos con unos proveedores, aprovechando el Mobile World Congress, y me hospedé en el Hotel Mercel, sin duda un hotel lleno de gratas sorpresas.

Los viajes de trabajo muchas veces puedes ser extenuantes. La idea de que la empresa te pague el desplazamiento y el hotel a una ciudad siempre da alegría. Pero nunca se te tiene que olvidar que te envían para trabajar, como fue mi caso. Pero los viajes de trabajo no son óbice para no disfrutar en la medida de lo posible, de los servicios y restaurantes de los hoteles.

Puro placer

Me hospedé en Hotel Mercel, un hotel situado en pleno Barrio Gótico de Barcelona, sin duda de mis favoritos por la arquitectura de sus edificios. Este hotel rebosa calidad por todas sus esquinas, fue diseñado por famosos arquitectos que han combinado la historia del edificio con el diseño contemporáneo, dando lugar a un hotel de lujo muy elegante. Me atrevo decir que es uno de los mejore hoteles cinco estrellas de Barcelona.

No vengo a hacer una “review” del hotel hoy, sino que vengo a contar mi experiencia gastronómica, ya que la calidad de los restaurantes del hotel me ha dejado perplejo, y eso que yo vivo en Madrid, una ciudad con una oferta gastronómica de la misma calidad, o incluso mejor, que la de Barcelona.

Hotel Mercel cuenta con dos restaurantes, un cocktail bar, y una increíble terraza. Me dispongo a narrar mi experiencia, ya que, gracias al ambiente elegante y distinguido de estos estupendos lugares de recreo del paladar, pude cerrar los acuerdos comerciales que necesitaba para conseguir los objetivos del primer trimestre.

El primer restaurante que voy a destacar es el Restaurante Mercer, que apuesta por una gastronomía inspirada en la tradición y empleando ingredientes calidad, consiguiendo elaborar una cocina refinada y deliciosa. Este restaurante es un lugar perfecto para celebrar una comida de negocios, ya que dispone de espacios para reuniones, con vistas a la muralla romana o a la torre de defensa cercana. Además, recomiendo acudir a este restaurante para probar los desayunos gourmet, ya que está compuesto por variados platos a la carta preparados al momento.

En segundo lugar, después de almorzar algo rápido durante la feria, acudí de vuelta al hotel para cambiarme, y dado que todavía me esperaba un largo día acudí al gastrobar Le Bouchon, que propone unas tapas tradicionales, pero con los mejores ingredientes locales y de temporada. También ofrecen una selección de tapas originales, combinadas con platos caseros. Este es sin duda uno de mis lugares favoritos para comer, porque la gran variedad y la calidad, hacen de este gastrobar un verdadero templo de la gastronomía.

Por último, voy a destacar uno de los lugares en los que me arrepiento no haber pasado más tiempo, me refiero a la terraza. El hotel pone a disposición de los huéspedes una terraza en la azotea del hotel, hay una piscina que realmente incita a darse un chapuzón, pero todavía no es época. En esta terraza puedes descansar o tomar el sol, tomándote uno de los deliciosos cócteles que preparan, leyendo la prensa.

En conclusión, si estás preparando un viaje a Barcelona, sea de negocios o de placer, no dudes en acudir al hotel para probar sus servicios, ya que te sorprenderás de la profesionalidad y atención que ofrecen.